El proyecto está trabajando con ASADAS de 5 sub- cuencas: Reventazón, Virilla, Pirrís, Grande y Candelaria.

Recientemente se echó a andar el proyecto denominado “ASADAS resilientes”, que pretende fortalecer a 61 Asociaciones Administradoras de Acueductos Comunales (ASADAS) de la GAM y ciudades periféricas en su capacidad de resiliencia y adaptación al cambio climático, mediante
una mejora integral de su gestión.
La palabra resiliencia indica la capacidad que tenemos de recuperarnos ante una situación adversa, aprender de ella y poder continuar adelante. El cambio climático es la más grande amenaza ambiental que tenemos como sociedad y pone en riesgo el suministro del líquido vital, en especial a las poblaciones más vulnerables como las de bajos ingresos o las que viven en zonas susceptibles a desastres naturales.


En Costa Rica existen más de 1400 ASADAS en todo el territorio nacional y estas le dan servicio a casi millón y medio de habitantes. El trabajo de estas asociaciones para brindar agua potable es gigantesco y se enfrentan a muchas amenazas como el crecimiento de las poblaciones en las zonas periféricas a las grandes ciudades, deforestación en zonas muy cercanas a los mantos acuíferos, disminución de caudales en ríos, peligro de desertificación, contaminación por basura
o agroquímicos o peligro de deslizamientos masivos de tierra e inundaciones. “Nadie sabe la presión que para una ASADA significa que la urbanización solicita y solicita permisos, disponibilidades de agua y ellos tienen cada vez menos producción, y cómo es necesario y se justifica, que estos sean operadores fortalecidos” indica Irene Murillo Ruin Directora Ejecutiva de CEDARENA.

El proyecto está trabajando con ASADAS de 5 subcuencas: Reventazón, Virilla, Pirrís, Grande y Candelaria, y su fin último es aportar trabajo y conocimiento para garantizar el derecho humano de acceso al agua en cantidad, calidad y de manera continua. Para esto ya se están implementando diversas etapas del trabajo, como un diagnóstico del estado de la situación de las ASADAS en sus diferentes ámbitos de gestión en relación con su vulnerabilidad y capacidad de adaptación
y resiliencia al cambio climático, esto con enfoque de género.


Como parte del proyecto, además, se está ejecutando un proceso de capacitación en diversas temáticas, como en el análisis del nuevo Reglamento de ASADAS, la formulación de proyectos, la gestión integrada del recurso hídrico y la elaboración de un plan de comunicación para dar aconocer el impacto del trabajo que se está realizando con las Asociaciones. ASADAS Resilientes es un proyecto del programa Euroclima+, financiado por la Unión Europea, ejecutado por el Centro de Derecho Ambiental y de los Recursos Naturales, CEDARENA, con el acompañamiento del AyA y la ARESEP.


Para más información y entrevistas se pueden contactar con: Randall Vega Alvarado, teléfono 88613086, correo electrónico vega@voyager-cr.com